El precio de una prenda de alta costura

Algunas personas se preguntan por qué una prenda de alta costura tiene precios tan altos.

Tal vez el siguiente video les acerque una respuesta:

¿Sirve como explicación?

🙂

Anuncios

Moda con oficio

El siguiente texto fue extraído del libro “Relatos de moda“, de la autora chilena Sofía Calvo F.  (página 46) y, si bien se refiere al mercado chileno, creemos firmemente que los conceptos aplican cómodamente a lo que sucede en la ciudad de Mar del Plata.

Moda con oficio: ¿cómo se logra ser un diseñador o marca con oficio?

Una de las críticas que surgen al hablar de la moda chilena es “la falta de oficio de ciertos diseñadores”. Pero cómo se consigue “el oficio” en la moda. Si bien para esta pregunta no hay una respuesta, hoy me atrevo a esbozar algunas ideas.

¿Cómo se logra el oficio?

La respuesta más obvia es a través de la experiencia. Revisando la historia de destacados diseñadores internacionales como Haider Ackerman, Azzedine Alaia, Donna Karan, Junya Watanabe, por nombrar un puñado, me di cuenta que todos habían adquirido experiencia trabajando, en un principio, para importantes marcas o diseñadores antes de incursionar en solitario. Es decir, establecieron esa necesaria relación de maestro-discípulo que los ayudó a conocer los secretos del buen corte y la confección.

Sigue leyendo

Lo que hay para leer en las redes sociales…

Imagen original Facebook – El resaltado es nuestro

No será necesario escribir demasiado acerca de la desafortunada afirmación de la señora Verónica de la Canal que hemos resaltado en la imagen.

Sí coincidimos con uno de los comentarios realizados por alguien que, evidentemente, tiene alguna idea al respecto, y dice:

” La frase se le atribuye -obviamente- a Gabrielle Bonheur “Coco” Chanel, pero son muchos los diseñadores de prestigio internacional que comparten el concepto, entre otros, Valentino, Balenciaga, Oscar de la Renta, Ralph Lauren, Carolina Herrera, Carl Lagerfeld, etc. Claro que sobre estilos y gustos hay para todos, pero barroco no es mejor que minimalista así como blanco no es mejor que negro. Saludos.”

A lo que la señora de la Canal responde con la transcripción textual de la definición de minimalismo que podemos encontrar en Wikipedia. Ahora sí que nos quedó más claro (¿?).

Siguiendo la línea de pensamiento del comentario que transcribimos más arriba, nos preguntamos: así como barroco no es mejor que minimalista ni blanco es mejor que negro, ¿un Verónica de la Canal es mejor que un Valentino, o un Chanel? 🙂

La seda natural no es una tela

Raso Duchess – Tyler Fabrics

Si creías que la seda natural era una tela, tenemos que decirte que, lamentablemente, estabas equivocada. Pero no te sientas mal, son muchas las personas que creen que sí lo es.

Todos hemos escuchado más de una vez frases del tipo “se casó con un vestido de seda natural divino” o “era una fiesta muy lujosa: casi todas las mujeres usaron vestidos de seda natural”. Y son todas expresiones correctas puesto que los vestidos eran de seda natural aunque no por la tela, sino por la materia prima utilizada para fabricar esa tela. Tal vez una manera más precisa de referirse a ese vestido, en el primer caso, podría ser “se casó con un vestido de organza –por ejemplo– de seda natural divino”, pero casi nadie lo dice de esta manera y terminamos siendo inducidos al error, a pensar que la seda natural es una tela en sí misma.

Sigue leyendo

Sastrería de alta calidad ¿?

Se presentan como “… petit proyect que desarrolla sastrería de alta calidad”. Lo de “petit proyect” no lo sabemos, tal vez sea así, pero te aseguramos que “sastrería de alta calidad”, es un exceso. Basta con ver en la fotografía la terminación de la solapa y lo que pretendió ser una pinza de busto, con serios problemas de costura.

Si no te das cuenta cómo debería ser, en la siguiente fotografía podrás notarlo: para hablar de sastrería de alta calidad, la pinza debería realizarse con una costura impecable.

Christian Dior spring 2013 ready-to-wear

Tal vez consideres que es demasiado exagerada la comparación, pero no es así. En Mar del Plata podés encontrar prendas como la de la última fotografía, sólo tenés que buscar bien.

Como siempre te decimos, es nuestra opinión, pero no te dejes engañar, si te ofrecen una prenda como la que mostramos en la primera fotografía, no la pagues como sastrería de alta calidad. 🙂

El valor de un vestido de novia de alta costura

No nos referiremos en esta oportunidad al precio de un vestido de novia, sino al valor de un vestido de novia, objetivamente, dejando de lado los aspectos subjetivos o personales, porque sabemos que para algunas novias su propio vestido no tiene precio en términos económicos, sino que su valor reside en razones de índole sentimental, algo que estamos seguros no requiere de explicación alguna porque todos lo entenderemos inmediatamente.

Entonces, ¿qué es lo que determina el valor de un vestido de novia de alta costura?

Podremos encontrar la respuesta analizando los distintos componentes que conforman un vestido de novia de alta costura, entre otros:

  • La calidad de los materiales utilizados
  • La cantidad de los materiales utilizados
  • La complejidad de su confección y, en relación con este punto:
    • La calidad en cuanto al nivel de experiencia y formación necesario de la o las personas que lo han confeccionado
  • El prestigio del diseñador que lo ha diseñado y, finalmente,
  • El tiempo efectivo de trabajo necesario para su realización.

Materiales, calidad

Los materiales que se utilizan en la confección de un vestido de novia de alta costura real –dejamos de lado los modelos conceptuales– suelen ser de muy alta calidad, casi siempre seda o seda natural, ya sea que la tela elegida sea raso, organza, muselina, tul, encaje, shantung, satén, etc. Se emplean cristales, muchas veces de marca reconocida y, en algunos casos, también piedras preciosas o semipreciosas. Los bordados suelen ser artesanales, realizados a mano por personas expertas que colocan una a una cada pieza en el lugar indicado en procesos que demandan muchas horas y a veces días de trabajo arduo.

Sigue leyendo

Vestidos de Novia – Precios – Parte 2/2

Los tres vestidos pertenecen a la colección 2014 de Rosa Clará

Ya te contamos en la primera parte de este artículo cuánto pagan por sus vestidos de novia quienes pertenecen a la realeza europea. Ahora te contaremos cuáles son los precios disponibles para nosotros.

Los vestidos de novia de alta costura diseñados y confeccionados por las casas más prestigiosas de nivel internacional, suelen tener precios que parten desde los 5 mil euros (60 mil pesos).

En la ciudad de Buenos Aires, podrás encontrar vestidos de novia de alta costura con precios que partirán desde 15 mil pesos, 20 mil pesos o 30 mil pesos, dependiendo del diseñador que elijas, entre los más reconocidos.

En Mar del Plata, los precios más altos para vestidos de novia de alta costura parten desde 12 mil pesos, aunque también encontrarás algunas casas con características muy similares, aunque no tan reconocidas todavía, con precios que parten desde 7 mil pesos.

Hasta aquí hemos detallado los precios de vestidos de novia de alta costura, lo que significa que son vestidos diseñados especialmente para vos, que no se repetirán, que no son copia de ningún otro modelo y que, por supuesto, son confeccionados a medida, entre otras cualidades.

Continuando con el listado, encontrarás en Mar del Plata vestidos de novia a medida, que no llegan a calificar como vestidos de novia de alta costura, con precios que parten desde 5 mil pesos.

Más económicos aún, también encontrarás vestidos de novia de talle (no a medida), con precios que parten desde 3 mil pesos.

Y si todavía estos valores exceden tu presupuesto, hay dos alternativas posibles: un vestido de novia importado de China -los hay de buena calidad- o el alquiler de un vestido de novia en alguna de las casas especializadas, con precios que parten desde mil quinientos pesos.

El presente artículo solamente pretende ser una referencia de utilidad para cuando comiences a buscar tu vestido de novia y refleja los precios corrientes del mercado como promedio, más allá de las oportunidades que se puedan conseguir circunstancialmente y de las distintas características o cualidades de las prendas ofrecidas. 🙂

Vestidos de novia – Precios – Parte 1/2

Organizar una boda lleva tiempo… y dinero. Probablemente más tiempo que dinero. Y no vamos a discutir aquí cuánto dinero vale tu tiempo. Pero sí estamos seguros de que, luego de la emoción que sentiste al recibir la propuesta de casamiento, transcurridos algunos días, llegará el momento de poner manos a la obra. Será entonces cuando descubras cuánto hay por hacer, por averiguar. En la mayoría de los casos, será la primera vez que tengas que organizar un evento de estas características y te sentirás un poco perdida, sin saber qué es caro y qué es barato, cuánto se puede pagar o no por esto y por aquello.

Una de las cuestiones a resolver, probablemente la más importante, será el vestido de novia que lucirás en ese día especial. Para ayudarte, intentando que ahorres algo de tiempo, te acercamos a continuación una referencia sobre los precios con los que te vas a encontrar en el mercado.

Dejando de lado los vestidos de novia récord, como el creado en 2006 por el joyero Martin Katz junto al diseñador Renee Strauss, que incluía diamantes en su confección, con un valor estimado en 12 millones de dólares, los vestidos de novia más caros suelen ser los utilizados por la realeza europea, diseñados por las casas de alta costura más importantes. Como ejemplo, el vestido de novia de Kate Middleton, diseñado por Sarah Burton para Alexander McQueen, habría tenido un costo aproximado de 40 mil libras esterlinas (algo así como 64 mil dólares), valor que excede un poco aquella regla práctica que establece que, en general, el vestido de novia representa el 10 o el 15 por ciento del costo total de una boda, puesto que la boda habría costado aproximadamente 250 mil libras esterlinas (unos 420 mil dólares).

En la segunda parte de este artículo encontrarás los precios que podemos pagar quienes no pertenecemos a la realeza europea. 🙂